Especial: Indio Solari en Olavarría

Un gabinete de reproches y con expectativas de grandeza

El encuentro entre Galli, parte de la organización del recital y algunos vecinos evidenció un malestar pero también ánimos de grandeza y aprovechamientos de sus beneficios. Entre especulaciones, la valoración del espectáculo musical quedó relegada.

 

Por Jonatan Salazar y Francisco Delfino

El lunes 20 de febrero, en el salón del Club Ferro, se realizó una reunión de vecinos con el intendente Ezequiel Galli y los representantes de las áreas involucradas en la organización del recital del Indio Solari del próximo 11 de marzo. Alrededor de 500 asistentes manifestaron, en este Gabinete Itinerante, las diversas preocupaciones que los inquietan ante la llegada de más de 200.000 personas. A pesar del fastidio general, el propio Galli reconoció estar muy contento sobre la posibilidad que el recital se realice en Olavarría. Ante el evidente malestar pidió explícitamente evitar los paralelismos con otros tiempos. “Tenemos que olvidarnos, sacarnos de la cabeza lo que pasó hace veinte años. No era el Indio, eran los Redonditos de Ricota. La situación coyuntural del país era otra, absolutamente distinta”, señaló el intendente.

Alejo Alguacil es Subsecretario de Coordinación de Jefatura del Municipio de Tandil y estuvo a cargo de la organización del recital de Solari en dicha ciudad en 2016. A pesar de señalar que no son equiparables las experiencias de una ciudad con otra, encuentra una coincidencia en relación a lo vivido hace veinte años, aunque por otros motivos. “Me parece que reflotar viejos fantasmas del 97 es una cosa errada porque son dos cosas totalmente distintas. La organización de recitales en el país, en términos generales, ha cambiado, como así también la manera de encarar las diferentes organizaciones desde la seguridad hasta el armado de los shows. No lo compararía. En ese año vivía en Olavarría y me pareció una cuestión y un concepto equivocado el que iban a ir hordas a romper la ciudad”, indicó Alguacil en una entrevista con FM Radio Universidad 90.1.

gbnEl Gabinete Itinerante, en el salón de Ferro, dejó de manifiesto la variedad de sensaciones y miradas en torno al recital. /Foto: Agencia Comunica

 

De murmullos y beneficios

Mario Busto es Jefe de la Policía Distrital y además formó parte de los operativos de seguridad en los recitales de Solari en Tandil. Presente en el encuentro, intento anticiparse a uno de los reclamos fundamentales de los vecinos mediante su experiencia pero encontró murmullos y quejas. Los reclamos vinculados a la seguridad respondieron en gran parte a personas de los barrios Los Robles y San Vicente quienes expresaron su disgusto por tener que estar “sitiados durante todos esos días”. Ante los reproches y pedido de explicaciones a Galli acerca del motivo del recital, el intendente aclaró que básicamente consiste en un “gran beneficio para todos”. Se escucharon aplausos, silbidos y frases como “para ustedes es el beneficio”. Según el propio Galli, lo que cobre el Municipio irá destinado a reforzar los diversos operativos de seguridad, salud y tránsito.

Luego de hacer un recuento de la triplicación de las ventas que tuvieron los negocios en otras ciudades, Galli aseguró que “el 80% de las personas viene y se va el mismo día del recital”. Poco a poco comenzaron a ponerse en discusión otras inquietudes. Algunas de ellas estuvieron dirigidas al abastecimiento del agua y el sistema de salud. Los vecinos querían saber cómo iba a organizarse el sistema en relación a cualquier urgencia. Allí fue el turno de Germán Maroni, Secretario de Salud, quien explicó que estaba todo cubierto al duplicarse el personal durante esos días, sumado a que la productora también contará con puestos de salud ambulatorios en las inmediaciones del predio.

Un día en la vida

La posibilidad de estar o no encerrados en sus casas o barrios fue otro de los puntos que se reiteró en los reclamos. Desde Tránsito explicaron que el día con más dificultades para la movilización será el sábado al mediodía pero que nadie iba a tener que estar encerrado o sin poder circular.  En ese momento, un vecino sugirió la posibilidad de cambiar de lugar el recital, luego de algunas frases como “Yo digo en qué lugar la gente se sienta en mi mesa”. “No hay mejor lugar para contener a la gente que una ciudad”, puntualizó Galli, al tiempo que pidió calma y tranquilidad ya que sólo será “un día en sus vidas”.

Las inquietudes empezaron a darle paso a otras ideas. Una joven expresó que iba a recibir gente en su casa tras contactarse vía redes sociales. Y sugirió que “hay que darse la oportunidad”. “Si queremos ser grandes, tenemos que traer cosas grandes”, reflexionó otro vecino. A esa idea de grandeza y orgullo, se sumó el propio intendente, quien explicó que otro de los beneficios que tiene el recital es que Olavarría estará “en boca de todo el país por varios días”. La magnitud y alcance del recital de Solari no es equiparable a ningún otro fenómeno cultural. Y de ello pueden dar cuenta Gualeguaychú, Junín y Tandil, sedes de otros recitales. “Que se haga historia con un recital de esta magnitud, con cosas relacionadas con lo cultural (que es de lo que menos se habla), es muy importante para la ciudad. El tema es cómo se trata de llegar a los consensos entre las partes que no están de acuerdo y los que sí lo están. Hay que generar canales de diálogo que supongo que la Municipalidad de Olavarría está trabajado”, reflexionó Alguacil mientras las asambleas en Olavarría se postergaban y los malestares crecían. “Hay que parar con la idea de revanchismo del 97. No tiene nada que ver, son dos cosas distintas y lo más importante es que van a tener el recital más grande del país en Olavarría. Y eso es muy bueno para lo que implica el desarrollo del rock, la música y la cultura en general”, añadió.

El surgimiento de interrogantes lógicas, como la asistencia en número del doble de habitantes de Olavarría dentro de la propia ciudad, parece entendible en el contexto de una comunidad poco acostumbrada a este tipo de eventos. Pero el foco de la atención pública desvió su mirada para perderse en otras cuestiones con preguntas que no suelen realizarse cotidianamente o puntualizando en aspectos que generalmente son omitidos. El plano cultural y musical quedó en un segundo plano. Mientras tanto, las canciones siguen siendo las mismas./ AC-FACSO