Inmigración y comunidad

La Sociedad Libanesa ante la búsqueda de su historia

La institución olavarriense busca fomentar su cultura e indagar en sus vínculos familiares. Mediante una reestructuración y diversas actividades se proyecta conocer el pasado para comprender el presente.

 

A finales del siglo XIX y comienzos del XX llegaron a Argentina más de treinta mil inmigrantes sirio-libaneses a raíz de históricos conflictos bélicos y disputas territoriales en la región de Medio Oriente. Fueron comúnmente llamados “turcos”, ya que su pasaporte era emitido por el Imperio Otomano. Constituyéndose en uno de los procesos más importantes en la región, en Olavarría tuvo una destacada presencia la comunidad libanesa, lo que derivó en la creación de la Sociedad Libanesa de Socorros Mutuos.

La experiencia personal como punto de partida

Fernando Bugosen comenzó a interesarse desde chico por conocer sus orígenes. “Nací en una familia de la colectividad y no existió un entusiasmo para hacerme conocer parte de nuestra historia”, cuenta quien hoy es vicepresidente de la Sociedad Libanesa de Socorros Mutuos. A pesar de ello, inició una búsqueda que concluyó en 2014 cuando viajó por primera vez a Líbano y conoció a una parte de su familia. “Fue una aventura muy emocionante: querer conocer el país o saber si aún existían lazos… Ese interés es lo que está bueno poder trasmitir”, describe Bugosen, quien además participó del Club Libanés cuando vivió en Buenos Aires.

Su interés por mantener el contacto con quienes aún viven en Líbano se refleja hoy en uno de los principales objetivos que contempla la Sociedad Libanesa: abrir una oficina de antecedentes para aquellas personas de la colectividad que estén interesadas en buscar e indagar en sus historias familiares de distintas generaciones. “La oficina va a servir para contactar o buscar lazos que nos unen, o al menos ubicar el lugar de donde vinieron nuestras familias (…)  Está bueno mostrar la cultura pero lo principal es entender de dónde venimos y quiénes somos, cuáles son nuestras raíces”, reflexiona.

No sólo se piensa en la reconstrucción de los vínculos familiares sino también con el resto de las colectividades que se encuentran en Olavarría. “Estamos convencidos de que nuestro proyecto va a animar mucho a las otras instituciones para relacionarnos más (...) Es un honor y un orgullo para nosotros trabajar en esto. Más allá de que nacimos en Argentina, reconocemos la patria de nuestros abuelos y el esfuerzo con el cual lograron llegar y establecerse”, enfatiza.

Un nuevo impulso para renovarse

“Desde diciembre empezamos a trabajar en la parte institucional y legal que estaba desactualizada (...) Comenzamos una campaña de socios y en cuatro meses duplicamos la cantidad que existía (…) Ahora empezamos con reformas en los salones: cambiar la estética del lugar mediante la pintura y decoración, de manera tal que nos caracterice”, señala el vicepresidente de la Sociedad Libanesa de Olavarría. Una vez que el espacio se encuentre en condiciones, son muchas las propuestas a desarrollar: talleres de danza, gastronomía y dialecto libanés. Se plantea, además, la organización de peñas para que, con el paso del tiempo, se instalen en la agenda cultural olavarriense. “La idea es que las actividades estén orientadas para la gente de la colectividad y también para quienes no nos conozcan. Será relevante que todos puedan acercarse y participar”, explica. Para la comisión, la conservación y difusión de sus costumbres a través del vínculo con la comunidad se torna primordial. “La idea es hacer hincapié en la cultura: por ejemplo, enseñar la historia libanesa a través de aportes de distintos profesores”, detalla Bugosen.

Este conjunto de proyectos evidencia un interés de parte de la Sociedad Libanesa por conservar las raíces y fomentar su cultura. El caso de esta comunidad no es el único. Tanto sus actividades como las de otras instituciones visibilizan el lugar que los inmigrantes y sus descendientes ocupan en el entramado sociocultural argentino, así como la enorme riqueza que las conforma y constituye. Estas experiencias sirven, además, para repensar los alcances de los procesos migratorios a lo largo de la historia y su influencia en la conformación de las tradiciones e identidades en toda la Argentina./ AC-FACSO