Salud pública

“La política debe prestar atención a cómo dar respuesta a las demandas de una sociedad futura”

Leandro Lora, periodista de Radio Universidad, contó las sensaciones de lo vivido en torno a la jornada de votación por legalización del aborto en el congreso. Analizó cuales son las obligaciones de los partidos políticos y los desafíos del movimiento feminista a futuro.

 

Luego de un largo debate comenzado en la mañana del miércoles y terminado durante la madrugada del jueves, el Senado rechazó el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Los resultados fueron 38 votos en contra, 31 a favor, dos abstenciones y un ausente. Desde el comienzo del debate, la Plaza de los Dos Congresos estuvo dividida entre “pañuelos verdes” (a favor de la despenalización del aborto) y “pañuelos azules” (en contra de la despenalización). Si bien sólo uno de los dos movimientos logró lo esperado, en vistas a futuro será indispensable tener en cuenta el gran peso ejercido por parte de este grupo encabezado por militantes feministas. “El desafío del movimiento va a ser poner el reclamo en agenda de discusión en un escenario electoral concreto. Tienen mucha fuerza y aguante. En un día horrible como ayer la gente seguía en las calles”, expresó Leandro Lora, periodista de Radio Universidad, desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Lora contó cuáles fueron las sensaciones vividas durante la jornada y explicó por qué cree que el grupo movilizado por la aprobación de la ley va a lograr tener un peso importante en las próximas elecciones.

¿Cómo fue la jornada del día de ayer?

Todavía estamos recuperándonos, fue una jornada muy exigente. Lo que se vio es algo que yo particularmente no había visto nunca. Tuvo además el condimento del clima que no acompañó; hacía frío, mucho viento y lluvia intermitente. Era complicado poder disfrutar plenamente de lo que estaba ocurriendo en la Plaza de los Dos Congresos, una plaza que estaba completamente vallada y sin posibilidades de acceso. Había una división entre el lado sur, reservado para quienes estaban en contra de la legalización del aborto y el lado norte estaba reservado para quienes estaban a favor de la legalización. Al margen de eso, el clima era de fiesta, por lo menos del lado de quienes están a favor de la legalización del aborto, que es el sector donde estuve yo. Se vio una organización importantísima, muchísimas carpas donde en cada una habían diferentes eventos. Charlas, presentaciones artísticas, radios abiertas, una infinidad de actividades que iban acompañando a la sesión que se estaba dando. No solo era ir, marchar y pararse frente a una pantalla a ver cómo se iba dando la sesión del senado. Toda esa conjunción de hechos hace que un acontecimiento sea importante y que marque un capítulo más en la historia Argentina.

Las luchas por la igualdad de género en el marco del feminismo y lo que se está dando en torno al aborto es una lucha que se sostuvo a lo largo del tiempo con diferentes instancias y exigió distintas movilizaciones, como por ejemplo, los Martes Verdes. La Capital Federal estaba plagada de gente identificada con sus pañuelos de colores, mayoritariamente verdes, y los veías y seguís viendo en todos lados. Si uno entraba de golpe se preguntaba: ¿Qué pasó acá que la gente está pintada de color verde, tiene pañuelos verdes y lleva cosas de color verde, que canta en el subte y el colectivo con signos feministas? Es algo que años atrás no se veía y es inmenso lo que ha ocurrido en este último tiempo.

0003209736

Independientemente del resultado ¿Cuáles son las sensaciones de hoy?

Hoy está un poco más calmo. En esto ayuda, me parece, que un poco se preveía que es lo que iba a pasar. Si uno presta atención en los últimos discursos del Senado, ellos sabían que estaban hablando en el contexto de que la ley no iba a salir. Tanto Senadores y Senadoras a favor y en contra ya hablaban en ese tono y me parece que eso fue calmando un poco los ánimos. No mucho más se podía hacer, pero lo que sí queda claro es que no hay chance de que esto no vuelva a ser tratado y que finalmente pueda salir. Es un tema central en un sector importante de la población, y va a tener una importancia definitoria de su orientación electoral.

A veces uno hace un análisis en cuánto cuerpo le ponen las personas que están a favor de la ley Interrupción Voluntaria del Embarazo y cuánto cuerpo le ponen quienes no quieren que se modifique el statu quo hay una diferencia abismal. Esto se llegó a discutir en el Congreso gracias a un movimiento importante que lo llevó allí, si ese colectivo no estaba nadie se iba a mover. De acá para lo que venga ese movimiento sigue estando y el otro ya no está. Volverán nuevamente cuando se vuelva discutir, y cuando así sea eso significa que hubo un trabajo previo que tiene latente la temática como algo que se debe modificar en la Legislación Argentina. Me parece que esto, al margen de lo que ha sucedido, permitió que la sociedad discuta y reflexione, y que la política (diputados, diputadas, senadores y senadoras) pueda discutirlo. También abre una instancia en términos electorales en la que esto se les va a exigir a los próximos dirigentes.

0003209749

Esta temática va a tener un gran peso de cara a lo que viene, teniendo en cuenta que el año que viene hay elecciones. ¿Se va a prestar atención en quienes lo tienen o no dentro de su agenda?

Totalmente. El desafío del movimiento va a ser poner el reclamo en agenda de discusión en un escenario electoral concreto. Tienen mucha fuerza y aguante, en un día horrible como ayer la gente seguía en las calles. El desafío está ahí latente y va a ser un parteaguas llegado su momento en términos electorales. Los partidos van a tener que plantearse que si quieren que esa ley salga van a tener que tener la mayoría de legisladores y legisladoras a favor. Si no se modifica el esquema vigente, con legisladores y legisladoras que no acompañan, no va a poder salir la ley. Si en esa línea se exige y se organiza electoralmente hay chances de que esto empiece a intervenir en el esquema de armados y resultados electorales.

Me parece muy acertado que cuando comenzó el discurso de la ex presidenta, lo pusieran en pantallas donde se estaban transmitiendo otras actividades. Me llamó la atención ya que son muy amplias las ideologías de las personas en ese lugar, pero se lo puso como un discurso al cual prestarle atención. La ex presidenta, además de acompañar y manifestar que su opinión pudo cambiar a partir de la movilización, hizo un llamado de atención a su movimiento que es nacional, popular y democrático. Dijo que habría que plantearse que además de esos tres, también sea feminista. Eso fue muy fuerte, y en el sector del kirchnerismo fue festejado. Me da la sensación que la ex presidenta tiene una visión de futuro en términos de hacia dónde va la política y lo que la política necesita. En ese sentido, es una suerte de lectura de los nuevos tiempos y saber cuáles son las demandas. No solo tienen que ver con coyunturas, sino también con generaciones nuevas que se expresan públicamente a favor del aborto en su mayoría y con una agenda feminista de peso. Me parece que la política debe prestar atención a cómo dar respuesta a las demandas de una sociedad futura. Una obligación de la política es transformarse de aquí a un futuro para dar respuestas a estas demandas./AC-FACSO

 

Entrevista realizada en el programa "No todo está perdido" de Radio Universidad FM 90.1