Salud

“El desafío es poder empoderar el consultorio y que sea realmente inclusivo”

Silvia Rodríguez, referente del Programa Municipal de Salud Sexual y Reproductiva, habló sobre el funcionamiento del consultorio inclusivo y de qué manera se intenta mejorar desde este espacio la participación, en el ámbito de la salud, de toda la comunidad.

 

“Queremos que sea un espacio en el que podamos ayudar a lo educativo, a lo promocional y a lo preventivo”, expresó Silvia Rodríguez, referente del Programa Municipal de Salud Sexual y Reproductiva, sobre el consultorio inclusivo inaugurado en febrero de 2018 en Olavarría. En entrevista con Radio Universidad opinó sobre la asignación de una partida presupuestaria al Programa de Salud Sexual y Reproductiva. Explicó, también, cuáles son los principales desafíos de este consultorio con respecto a los médicos, al colectivo LGTB y a la comunidad en general.

¿Cómo creen que va a beneficiar la asignación una partida presupuestaria al Programa Municipal de Salud Sexual y Reproductiva?

Hasta que se aprobó la ordenanza habíamos basado nuestro programa en base al relevamiento de la investigación de las chicas del Programa Permanente de Estudios de la Mujer (PPEM) y de las organizaciones civiles. Trabajamos en esos puntos unificados y en lo que dice la Ley de Salud Sexual y Reproductiva. Trabajamos alineados con la zona regional, que es la zona novena, ya que dependemos directamente de ellos. Está la secretaria de salud sexual y reproductiva, luego provincia, región y después estamos los municipales.

Todo lo que es insumo nosotros lo recibimos de región. Estos son los métodos anticonceptivos orales, inyectables, quirúrgico; todo lo que sea método anticonceptivo lo recibimos de zona novena. Además, cuando hay faltantes o si hay algún método que necesitan del hospital y no está en esta canasta, lo compra la municipalidad.

Otra pata del programa es la promoción y prevención. Está más alineado a lo que son las enfermedades de transmisión sexual y las capacitaciones que se realizan articuladas con la Educación Sexual Integral (ESI). En ámbitos educativos, en instituciones o donde nos inviten a participar nosotros tratamos de unificar criterios y trabajar mancomunados con estas.
Con respecto a la nueva ordenanza que se aprobó ahora y que nos van a dar un presupuesto, yo tengo un sueldo de provincia como referente así que en recursos humanos no se estaría necesitando pagar. Salvo que se pueda ampliar el programa para tener mayor recurso humano y eso si es necesario tener. Actualmente trabajamos con una trabajadora social en el programa de HIV, otra en el programa general y el consultorio inclusivo que abrimos en febrero también lleva tiempo y recurso humano de las trabajadoras sociales del programa. Tenemos servicio de psicología y a la psicóloga le paga desarrollo social, que depende de política de género.

¿Hace cuánto está funcionando el consultorio inclusivo y cuales están siendo los principales desafíos?

Funciona desde febrero de 2018. El principal desafío es la capacitación para todo el personal de salud con Che SIDA y con la asociación de profesionales. Es una capacitación para el trato y la comunicación con respecto a las personas del colectivo LGTB. Hay un estudio a nivel nacional que marca ciertas barreras hacia el sistema de salud en cuanto a los prejuicios, al estigma y todo lo que conlleva la inclusión de todas las personas al sistema.

Cuando empezamos con el consultorio la idea era hacer un poco de ruido dentro del hospital para que estas personas sean excluidas del sistema de salud y que tampoco ellos se excluyan. Que puedan tener un espacio donde ellos se sientan cómodos, que puedan acercarse y tener todos los servicios como cualquier otra persona. No estoy de acuerdo que tengamos un lugar especial para eso pero fue una forma de romper con esta barrera y hacerlo visible. Hoy hay gente formada y considero que estaríamos en condiciones de decir que todos los CAPS son inclusivos.

¿Qué expectativas hay para seguir mejorando este consultorio?

Lo que queremos lograr es mayor promoción. Nuestro mayor desafío es llegar a la mayor cantidad de gente, que sepan que existe este espacio y es un lugar que tienen respeto y confidencialidad. El sujeto es un sujeto de derecho, se trabaja con perspectiva de género y hay gente que trabaja todo el día con la temática. Es un espacio realmente inclusivo y hay acompañamiento todo el tiempo y siempre estamos dispuestos a que nos puedan llamar por cualquier problema. Ahí tenemos los tratamientos por hormonización y a veces llegan por ese motivo y cuando se empieza a hacer la consejería comienzan a denotar un montón de otras cuestiones que pueden ser sociales, económicas, biológicas, etc. El desafío es poder empoderar el consultorio y que sea realmente inclusivo. No solo apuntamos al colectivo, sino a toda la población. Apuntamos también a que los padres o docentes se puedan acercar a pedir asesoramiento sobre cómo acompañar a un niño que quiere salir del closet o que quiere percibirse o ser autopercibido como tal. Queremos que sea un espacio en el que podamos ayudar a lo educativo, a lo promocional y a lo preventivo.

¿Cómo es el trato con los profesionales de la salud? ¿Existe una formación en estos temas?

La formación es la que conté, la que salió de las organizaciones y de los profesionales. Hoy contamos con una red de profesionales con el derecho a decidir y ellos acompañan a todas las actividades que hacemos y con esta perspectiva de trabajo. Sabemos las barreras que existen y hoy en día, viendo la participación en las capacitaciones, consideramos que se tienen que seguir haciendo. Desde el programa siempre tratamos de bajar todo el tiempo información y hacerlos participar, pero siempre hay equipos que están mucho más comprometidos que otros. Por eso dejo siempre mi teléfono para que cualquiera que se acerque a un sistema de salud y este no cumpla con lo que ellos consideran que debería ofrecerle el sistema, nos pueden avisar. Ya sea la falta de un método anticonceptivo como también en el maltrato o la discriminación.

¿Apuestan a que el día de mañana todos los consultorios sean inclusivos?

Creo que ya estamos capacitados; si se atiende inclusivo en sus salas, es un consultorio inclusivo. Perspectiva de género es el buen trato, el trato digno, no discriminar, conocer lo que es la identidad de género, la orientación sexual, saber cuáles son los métodos, hacer las consejerías como corresponde; hay que escuchar activamente. Sé que hay muchos equipos que trabajan excelente, por lo tanto sé que son inclusivos. Lo que pasa es que seguimos etiquetando y consideramos que si no tenemos ese título no tenemos que hacer ese trabajo.

 

Entrevista realizada en el programa "No todo está perdido" de Radio Universidad FM 90.1