Divulgación Científica

Eureka: Ciencia para jugar y aprender

El proyecto ‘Eureka: Juegos conectados’ se inaugurará hoy 24 de Mayo a las 15hs en el Bioparque La Máxima y se vuelve la primer plaza científica de la ciudad. La directora de esta iniciativa Bettina Bravo e integrantes del equipo se refirieron al proceso del proyecto que hoy es una realidad.

 

Marketing Proposal 9

 

Por Milagros Pianciola 

 

El domingo, la plaza Eureka aún no había sido inaugurada formalmente sin embargo niños y niñas disfrutaban de ella libremente, corrían de un juego a otro. Por un lado un nene con su hermana más chica se encontraban frente a el tobogán, “¡Un tobogán doble!” dijo él la niña subió y se deslizó suavemente, con un poco de miedo sosteniéndose con las manos por los costados mientras su hermano la acompañó desde el otro tobogán que está pegado. A unos metros se escuchaban las voces de dos nenas que insistían a sus papás a jugar al subi-baja el cual tiene cuatro asientos y no dos como los convencionales. Del otro lado dos niños en las hamacas se pelean por subirse a la que va más rápido, se dieron cuenta que una funciona con mayor lentitud. Cuando los niños y niñas suben a los juegos, ven y perciben algo diferente, esa experiencia es parte de los objetivos buscados por Eureka Juegos Conectados.

El proyecto Eureka: Juegos conectados nació a fines del 2016 y luego de tres años es un realidad. Surgió a partir de la iniciativa de un equipo interdisciplinario e interinstitucional de docentes e investigadores de diferentes áreas. Este proyecto consiguió el primer puesto del Concurso de Ideas-Proyecto con el fin de la Promoción de la Cultura Científica. La propuesta contó con un premio, de 200 mil pesos para llevar a cabo el proyecto. En su objetivo Eureka propone intervenir espacios públicos para brindar aprendizajes sobre física, matemática, química y biología. Bettina Bravo, docente e investigadora de la Facultad de Ingeniería y directora del proyecto contó que “la idea de los intervenir los juegos es favorecer los aprendizajes relacionados a los saberes de la ciencia y la tecnología, en una sociedad como la de hoy donde la educación un derecho, así lo pensamos”.


Del proyecto a la inauguración

Si bien el proyecto aspiraba a la realización de 4 plazas en la ciudad, la economía nacional y algunos aspectos formales hicieron que en términos concretos se pueda realizar una, una que para quienes trabajaron vale por las cuatro. En el grupo aún existe el deseo y la motivación para sumar voluntades que quieran concretar réplicas en otros puntos de la ciudad.
La profesora Mariné Braunmüller, quien se encargó de la astronomía en Eureka, explicó que “el proyecto original sufrió un montón de modificaciones, cuando nos presentamos al concurso el proyecto que ganó implicaba la construcción de cuatro plazas, de cuatro espacios con juegos en Olavarría que tenían que ver con los puntos cardinales”. Se habían buscado puntos estratégicos en el Parque Avellaneda, Parque Norte, La Máxima y Parque Evita con la idea de descentralizar los espacios habituales de juego que están en el centro de la ciudad. Con el objetivo de que la ciencia y tecnología llegue a otros espacios y que se genere otra circulación del conocimiento.

23172944 986671004808397 4001344764367298835 n

Además de los cuatro espacios que se pretendían realizar se habían diseñado juegos totalmente diferentes a los que se ven en las plazas. “Habíamos diseñado juegos de plaza no convencionales, ahí surgieron algunas cuestiones de reglamentación propias de la municipalidad”, explicó Bettina Bravo. Los juegos tenían que atender a ciertas normas de construcción, por lo tanto para que Eureka se concretara lo que se hizo fue rediseñar juegos convencionales. La directora del proyecto comentó que “cuando recién tuvimos la autorización por parte de la municipalidad y pudimos arrancar a fabricar los juegos ya había pasado un año y el dinero ya no valía lo mismo”. Por estos motivos el equipo del proyecto tuvo que retrasar su realización y cambiar algunas cuestiones de la idea original.
Luego de un largo proceso que duró tres años Eureka es una realidad que se materializa en seis juegos, hamacas con distintas longitudes para vivenciar el movimiento oscilatorio y parámetros que permiten explicar porque una es más lentas que la otra, dos toboganes a la par para aprender sobre caída libre y los subi-bajas con ejes corridos y varios asientos.


Aprender desde la experiencia

 

Finalmente el lugar que se eligió para emplazar Eureka es el bioparque La Máxima con el fin de que niños y niñas con el acompañamiento de adultos puedan aprender juntos a partir de la experiencia. Los saberes en juego refieren a física, química, matemática y biología. De esta manera se busca acercar conocimientos científicos a todas las personas para romper con el imaginario de que la ciencia es algo lejano.

Marketing Proposal 10

Todas las características y objetivos de Eureka demuestran que una plaza puede convertirse en un perfecto escenario de enseñanza y aprendizaje, un lugar donde no solo se puede jugar sino que además se puede aprender jugando.
La experiencia que se vive a través de los juegos es acompañada de una cartelería con información para poder interpretar los fenómenos científicos. Así mientras los niños y niñas caen del tobogán pueden interiorizarse sobre la caída libre, en las hamacas sobre el movimiento de péndulo, en la calesita el movimiento circular. “Ahí apuntamos, a poner nuestro granito de arena para favorecer el conocimiento científico y tecnológico de todos y todas, desde los más chicos y de sus familias también, porque se supone que la cartelería necesita del adulto como mediador de ese juego”, explicó la directora del proyecto. Los juegos fueron rediseñados, no solo en la parte estética, sino también en el funcionamiento.


Construcción Colectiva

Una de las particularidades que tiene Eureka es que participaron múltiples y distintos actores que contribuyeron a cuestiones específicas del proyecto. En la página de Facebook de Eureka: Juegos Conectados se pueden encontrar videos con testimonios de las personas que participaron como por ejemplo el de Emiliano Stuñek, estudiante de Ingeniería Industrial: “Con Eureka estamos trabajando en la parte de las aplicaciones que van a ser juegos didácticos, cada juego físico dentro de la plaza va a tener un código QR, el cual se puede escanear y ver la página y el juego que corresponda”. Al igual que Emiliano, Candelaria e Iván son estudiantes de Ingeniería y particparon en Eureka ella colaboró en el desarrollo de la página web y él en los planos 3D para adecuar los juegos a las normas IRAM.

Además participaron muchos docentes de la Facultad de Ingeniería como por ejemplo Marcela Bavio docente e investigadora quien en el video explicó: “Dentro del proyecto de Eureka hemos estado trabajando para llevar la química a toda la ciudad, en particular hemos diseñado tres tipos de dispositivos: calesitas especiales con formas de moléculas, también trepadoras con formas muy particulares como lo son las biomoléculas, y otro es el que va a representar el cambio de estado del agua”.

14

 

13

 

También intervinieron docentes y estudiantes de otras instituciones como Fernando Constanzo estudiante de la Facultad de Ingeniería y Docente del Centro de Formación Profesional Nº 401 quien comentó que “Desde mi rol como instructor de AUTOCAD hemos desarrollado planos para poder construir los juegos y al mismo tiempo hemos desarrollado las pistas para los detalles constructivos que tienen los mismos”.  Por su parte los y las estudiantes del colegio Nuevas Lenguas trabajaron con sus profesoras y llegaron hasta la instancia Nacional de la Feria de Ciencias, la Escuela de Educación Estética de la ciudad aportó en la realización del sendero astronómico, como también lo hicieron muchas escuelas junto sus profesores de plástica. Se destaca también el trabajo de Gonzalo Gobel herrero contratado quien trabajó más allá de su contratación. De la misma manera el equipo de La Máxima y el Museo de Ciencias quienes garantizaron los últimos detalles. La lista de participación en el proyecto es infinita, muchos de ellos estarán hoy a la tarde disfrutando el momento tan anhelado.