Salud y educación

Dificultades en la implementación de los kioscos saludables

Desde 2016 existe una ordenanza municipal que tiende a implementar una alimentación saludable en las escuelas de Olavarría. A pesar de ello,  diferentes obstáculos provocan impedimentos en la puesta en marcha del proyecto.

 

Por Magdalena Bisogno Eyler

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad es una enfermedad que en Argentina afecta al 60% de los adultos. Lo que preocupa, sin embargo, es que el exceso de sobrepeso en edades tempranas aumenta el riesgo de ser adultos con obesidad en el futuro. En 2008 fue sancionada la ley de trastornos alimentarios Nº 26.396 que establece a la obesidad como un problema de salud pública que debe estar sujeta a políticas de gobierno. Si bien existen numerosas dietas para bajar de peso, las estadísticas muestran que entre un 60% y un 70% de la población vuelve a recuperarlo, e incluso a subir más.

“Los hábitos saludables se aprenden desde pequeños. Por eso es importante que exista una educación alimentaria desde temprana edad y que las escuelas promuevan los hábitos saludables”, señala la licenciada Marcela Guerrero, nutricionista del Dieta Club Olavarría. En la ley se contempla la creación de kioscos saludables en las escuelas de nivel primario y secundario, en los cuales se deben ofrecer productos que sean sanos, variados y se encuentren a la vista. “Las colaciones saludables son pequeñas porciones de alimentos, preparaciones que se consumen a media mañana y a media tarde entre las comidas habituales, que incorporan alimentos naturales que contengan hidratos de carbono, proteínas y grasas, tales como frutas, verduras, productos lácteos y cereales”, explica Guerrero.

En 2016 se presentó el proyecto “Kioscos y recreos saludables” en el Concejo Deliberante. Las concejales Liliana Rizzonelli (Olavarría para la Victoria) y Fernanda Araneo (Radicales Convergentes), autoras del proyecto y coordinadoras de las reuniones, recorrieron distintas escuelas de Olavarría para difundir sus ideas y ponerlas a consideración tanto de las autoridades educativas como de los niños y niñas. “Cuando hablamos con los chicos hacemos hincapié en las colaciones saludables y organizamos una agenda semanal de alimentación con ellos”, explica Rizzonelli.

Araneo y  Rizzonelli junto a Gabriela Delía (Radicales Convergentes), asistieron a la Sesión del Consejo Escolar de Olavarría y enviaron el proyecto a  Inspectoras Distritales de la Gestión Estatal y Privada, como así también a directivos y docentes para que realizaran comentarios. “Durante el debate en el recinto se realizaron diferentes modificaciones que enriquecieron al original. Y además se acercó Marcela Guerrero a colaborar en el proyecto y realizar distintos aportes”, señala Rizonelli, quien junto a Guerrero asisten a las escuelas con la finalidad de explicar los lineamientos de la Ordenanza y puntualizar en aspectos alimentarios.

La propuesta, en un principio, tuvo una buena respuesta. Sin embargo, en la actualidad, no todas las escuelas implementaron los kioscos saludables. “Se crearon sólo en lugares donde existe la voluntad de hacerlo”, remarca Rizzonelli. Un ejemplo es la Escuela Secundaria Nº 10 (Ex Normal), en donde existe un espacio que fomenta los hábitos y la alimentación saludable.

La situación se complejiza, además, por los kioscos de las escuelas y sus propietarios. En general, están tercerizados, es decir que no trabajan empleados de los colegios sino que sus dueños son personas externas a la institución. Eso, muchas veces, motiva tanto la oposición a la venta de alimentos saludables como a la intervención de profesionales de la salud. “El desafío es lograr el compromiso de todos los actores para que se convierta en una realidad por el bien de nuestros niños. Ahora queda el acompañamiento legislativo y que el Intendente Galli se comprometa para ponerlo en marcha”, agrega la concejal.

La mirada desde la nutrición

“A pesar de los cambios que pueden implementarse en las escuelas, si no hay un cambio desde el hogar, el niño lo que menos va a hacer en el kiosco es comprar algo saludable”, señala María Belén Mozotegui, licenciada en Nutrición y especialista en Medicina Deportiva. Por este motivo, para la licenciada, lo primero es fomentar un cambio en las actitudes de los adultos. “Hay otro elemento hoy en día: la falta de tiempo. Trabaja el padre, la madre y generalmente se resuelve el tema de la alimentación con comidas rápidas por una  cuestión de tiempos (…) Los kioscos saludables todavía no han tenido repercusión favorable porque muchas veces al niño le da vergüenza comer una fruta, ya que para ellos no es habitual”, explicó. Por este motivo, se torna primordial fomentar las prácticas de alimentación saludable para que se pierda esa vergüenza. Al no estar regulada desde el Municipio, la implementación no es completa ni de calidad. “Agregan uno o dos productos que no alcanzan para nada. Tenemos cien productos no saludables y dos o tres saludables”, remarca Mozotegui.

Ante estas situaciones, será fundamental contar con una reglamentación que sea implementada íntegramente para modificar diferentes conductas y costumbres alimenticias. Al mismo tiempo, las instituciones educativas deberán comprometerse a propiciar un contexto saludable. Con el desafío de trabajar desde los hogares y las escuelas, los hábitos saludables deberán ser fomentados y construidos desde edades tempranas para garantizar así una mejor calidad de vida./ AC-FACSO

 

*Nota realizada en el marco de la materia "Taller de Redacción I" de la carrera de Periodismo de la FACSO.