Nuevos espacios y comunidad

Habitar experiencias

Un emprendimiento local se propone combinar innovación y arte en un contexto complejo para su implementación. Con expresiones artísticas en cada rincón, se presenta como una nueva propuesta de hospedaje para jóvenes.

 

Por Pía Recavarren

“Vivir no es otra cosa que arder en preguntas”, propuso el poeta Antonin Artaud. Quizás Mariano y Ariel tomaron eso como guía o lo hicieron casi sin darse cuenta. Pasaron de compañeros de viajes a socios, de plantear una idea a formalizar un proyecto. La rutina laboral los impulsó a preguntarse por un entorno de trabajo diferente que los entusiasmara pero sin olvidar la generación de un ingreso mínimo para vivir. “Artaud Pensión & Arte” es una residencia para jóvenes ubicada en un antiguo hotel de Olavarría, en San Martín al 3388. Su propósito es generar algo más que un hospedaje temporario: se trata de un espacio que combina alojamiento permanente y propuestas artísticas culturales. “Queremos que la gente que se hospede tenga la idea de que este lugar es para eso, que van a convivir y coexistir impulsos que tienen que ver con el arte”, expresa Mariano Roark, de 32 años, quien actualmente se dedica a la docencia y la fotografía.

Esta pensión cuenta con diversos espacios, cada uno con características particulares. En este hotel, el arte se pone en juego tanto en la estética como en la cotidianeidad. Como rasgo distintivo a otras propuestas de hospedaje, el lugar posee dos salas destinadas a la realización de talleres, proyecciones, workshops, entre otras actividades culturales. “La intención es romper con lo puramente olavarriense y traer gente de afuera, de hacer modalidades de workshops intensivos de un fin de semana”, explica Mariano. Además, y pensando en las propuestas de los espacios culturales independientes de la ciudad, proyectan los talleres semanales como algo novedoso que genere una ruptura en las temáticas. Un ejemplo será el taller de danzas nativas a desarrollarse este año. “No queremos ofrecer las mismas propuestas sino generar nuevas que sirvan como complemento", agrega.

arta4Muchos de los muebles, cuadros y objetos son aportados por personas que se acercan tras conocer el proyecto./Foto: Gentileza Mariano Roark

El lugar tiene diez habitaciones compartidas (algunas de ellas con balcón y baño privado) ambientadas según el nombre de diferentes artistas. Los muebles, sus cuadros y los colores de las paredes se condicen con la personalidad de escritores, pintores y músicos. Asimismo, la galería que une los dormitorios será intervenida con la partitura de una canción de Luis Alberto Spinetta. “Artaud es más que un nombre. La idea es que una parte tenga que ver con el poeta y otra con el disco de Spinetta”, propone Ariel Maier, uno de los artífices de este proyecto.

Funcionamiento y organización

“Artaud” se convierte en una nueva propuesta que busca atraer a un público determinado: jóvenes, de la ciudad o no, que buscan vivir solos. “Lo inesperado fue que gente que se acercó ya vivía sola en un departamento, era de Olavarría. Y lo que querían era vivenciar lo que ocurría en un lugar donde estaban obligados a convivir”, cuenta Mariano. Para brindar un servicio acorde a las características del público, los impulsores de la pensión recurren a sus experiencias pasadas como estudiantes, atendiendo sobre todo la cuestión del precio mensual a cobrar. “El contexto actual de aumento de servicios afecta a la idea original que teníamos, se nos hace difícil planificarlo, nos impide pensar en una tarifa que busque ser lo más cercana al bolsillo de un estudiante", aclara. A partir de ello, pensaron en una tarifa fija y un proporcional de servicios (solo de agua y luz), adoptándolo como una posible alternativa para cuidar los gastos entre todos.

arta2Cada habitación refleja la personalidad de un/a artista en su ambientación. Una de ellas está inspirada en la obra de Frida Kahlo./Foto: Gentileza Mariano Roark

Esta iniciativa no cuenta con experiencias similares, hecho que dificulta una figura legal. En lo que respecta a residencias estudiantiles, en Olavarría no existe una regulación formal. Por este motivo, comenzaron a buscar normativas vigentes en otras ciudades para que se adecuen a la propuesta. "Las pensiones existentes se rigen por un subalquiler y así lo planteamos nosotros. A la gente que se hospede le vamos a hacer un pequeño contrato temporario que detalle cuantos meses se van a quedar", explica Ariel. El pensar cuestiones de manera grupal es una de las premisas que se plantean para llevar adelante el proyecto. Si bien desde lo administrativo figuran Ariel y Mariano, en el trabajo cotidiano hay más personas. “El proyecto está conformado por gente que nos fue dando una mano. En el contrato figuramos nosotros por una cuestión monetaria pero al lado hay familias, amigos y amigas, artistas locales y varias personas que ni conocemos. Eso la verdad sorprende” indica Roark. De la misma forma, lo colectivo se piensa en el vivir diario ya que existen amplios lugares de usos comunes que buscan promover la interacción constante. “Que no sea solo un lugar de estar, de dormir y estudiar sino que haya siempre movimiento y relación”, agrega Ariel.

“Artaud” es un proyecto que se va formando al andar. Uno de los objetivos a corto plazo es hacer habitables los espacios para poder recibir a los primeros huéspedes y así avanzar materialmente con lo que falta. Del mismo modo, proyectan el comienzo de los talleres a partir de julio. Lo que no los inquieta es la idea de completar la pensión con visitantes, muy por el contrario, disfrutan de la construcción lenta pero firme para que quienes vivan allí puedan generar una comunidad que participe de todo lo que se plantee, que sea una experiencia que sirva de inspiración. Ariel y Mariano creen que el espacio que tienen en mente va a estar concluido de forma más acabada para fin de año. Como dijo Luis Alberto Spinetta, tienen tiempo para saber si lo que sueñan concluye en algo./ AC-FACSO