Políticas públicas

Científicos y universitarios reclaman ante las medidas del gobierno

Estudiantes e investigadores se manifestaron en repudio a las políticas estatales vinculadas a la ciencia. Sostienen que las nuevas modificaciones provocan dificultades en el funcionamiento del sistema científico.

 

La semana pasada se llevó adelante la cuarta reunión de la Comisión Mixta de Seguimiento de CONICET, donde se discutió la resolución de los 500 investigadores que quedaron fuera del ingreso de carrera en CONICET en diciembre de 2016. “Se debatió una propuesta del Ministerio de Ciencia y Tecnología para que las universidades incorporen a esas 500 personas. Lo que no es sencillo porque las universidades son autónomas y tienen dinámicas muy diferentes a lo que es el sistema científico CONICET”, explicó Hernán Palermo, doctor en antropología, investigador de CONICET e integrante de “Científicos y Universitarios Autoconvocados”.

Palermo hizo hincapié en la gravedad que conlleva el hecho de impedir que investigadores se sumen al sistema científico. “Dejar 500 personas fuera del CONICET también significa que 500 líneas de investigación ya no van a tener continuidad. Se rompe la cadena de trabajo y va a costar mucho darle dinámica nuevamente al sistema”, detalló. El investigador mencionó, además, que esta situación se complementa con la disminución de políticas de intervención del Estado. “El Estado ya no genera espacios de trabajo y muchos investigadores están emigrando al exterior. Es incomprensible dejarlos ir porque el país ha hecho un esfuerzo enorme para formar y financiar investigadores especializados y reconocidos a nivel internacional”, remarcó.

La vigencia del reclamo

El sector científico lleva meses reclamando por su situación frente a las medidas tomadas por el Estado. El reclamo más inmediato se había realizado el pasado 8 de agosto. “Hicimos una ocupación pacífica del hall de entrada del Ministerio de Ciencia y Tecnología, tuvimos un fuerte amedrentamiento de infantería de la policía federal. Ingresaron al ministerio y nos rodearon, una escena muy triste pero no pasó a mayores”, relató Palermo. El hecho generó luego un fuerte repudio por parte del sector científico y gremial.

El doctor en Antropología advirtió que el Estado no tiene en cuenta a la ciencia en su proyección de cara al futuro. “No hay una planificación de qué hacer con estos investigadores ya formados. Me parece que en este proyecto político, económico y social la ciencia no tiene lugar”, destacó. Palermo subrayó, también, el papel que la ciencia cumple en la proyección del país. “El sector científico está organizado más que nunca y tiene conciencia del lugar que ocupa la ciencia para el pueblo argentino. No es meramente una reivindicación sectorial, que un país tenga una ciencia robusta significa construcción de soberanía política, económica y social” concluyó.

 

Entrevista realizada en el programa “No todo está perdido” de Radio Universidad 90.1