Legislación provincial

Ley de Nocturnidad: la situación en Olavarría

En junio se desarrolló un operativo en boliches y bares de la ciudad a cargo del ReBA. Tras la implementación de la ley, los jóvenes y los dueños de lugares nocturnos intentan readaptarse a las nuevas pautas.

 

Por Milagros Pianciola

A partir del operativo llevado a cabo en Olavarría, funcionarios municipales, dueños y encargados de boliches y bares se reunieron para tratar la implementación de la Ley de Nocturnidad Nº 14.050. “Durante los tres días que permanecimos en Olavarría durante junio, del total de comercios inspeccionados un 24% estaba en infracción”, expresaron desde el Registro Provincial de Comercialización de Bebidas Alcohólicas (ReBA). La ley fue sancionada en 2009. Cuando asumió María Eugenia Vidal como gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, el ReBA pasó al ámbito del Ministerio de Seguridad. Desde ese momento, se impuso como objetivo recorrer la provincia realizando operativos para que la normativa se aplique efectivamente. “No es que ahora se impuso en Olavarría (…) Que se note ahora que se controla el cumplimiento de esta ley demuestra mayor presencia y compromiso de este organismo”, manifestaron desde el ReBA.

Esta normativa provincial regula lo relacionado a la nocturnidad comprendiendo locales bailables, discotecas, salones de baile como así también lugares cerrados y al aire libre. Además, establece horarios para el funcionamiento de estos espacios: para vender bebidas alcohólicas hasta las 4.30 AM; para la apertura hasta las 2 AM; y para el cierre hasta las 5.30 AM. Dentro de los parámetros establecidos, se hace mención a otros aspectos como la prohibición de la permanencia simultánea de adolescentes de 14 a 17 años con mayores de 18 años; la obligación de contar con cámaras de video-vigilancia; la prohibición de venta de bebidas energizantes; la necesidad de abastecer gratuitamente con agua potable; entre otros. “La infracción más cometida es la que refiere a la concurrencia y permanencia simultánea de adolescentes y mayores de 18 en un mismo espacio. Esto se da, principalmente, en las localidades donde no existe la matiné”, subrayaron desde el ReBA.

noctu2La restricción horaria aparece como uno de los aspectos más controvertidos tanto para los jóvenes como para los dueños de los boliches./ Foto: Gentileza Joaquín Viera

Desde que la ley comenzó a aplicarse, los bares y los boliches modificaron su funcionamiento. Pero también los jóvenes debieron cambiar sus hábitos nocturnos. Cambios que, según la normativa, son para el cuidado de los jóvenes. “En definitiva, los pibes salen 5.30 AM del boliche o a las 4 AM de un bar pero ¿quién dijo que a esa hora vuelven a su casa? Deambulan igual. Creo que, quizás, es hasta más seguro que se queden en el boliche hasta más tarde”, opinó Martina, de 22 años. Los jóvenes intentan adecuarse al cambio pero no resulta sencillo debido a que están acostumbrados a que no exista, fundamentalmente, la restricción en los horarios de ingreso y cierre de los lugares. Aún con la nueva disposición y sus límites horarios,  muchos jóvenes siguen realizando “las previas”, motivo por el cual asisten a los lugares unos minutos antes de que finalice el ingreso al mismo. “Todas las personas quieren entrar en el mismo horario. Es imposible que toda la gente entre en media hora a un boliche”, destacó Martina.

La postura de los locales

Los locales nocturnos también deben readaptarse a las nuevas normas que conllevan ventajas y desventajas. “Nosotros al principio estábamos medios asustados. Pensamos que la gente no iba a salir más, que iba a cambiar, que iban a volver masivamente las fiestas en quintas, en casas. Pero por suerte dentro de todo creemos que estamos bastante beneficiados”, señaló Facundo Carlucho, encargado del bar “Henry”, ubicado en Belgrano 2749. Una de las normas que debe cumplir, como los demás locales, es la vinculada a la restricción de horarios en cuanto al ingreso y cierre. “En cuanto a lo que es bar, la ley sirve y bastante... Porque vos a la gente la tenes temprano consumiendo en la barra y a las 2 AM ya tienen que decidir en qué lugar se van a quedar”, manifestó. “Muchos deciden, incluso, venir a comer para asegurarse el ingreso al bar y no quedarse afuera”, agregó Renzo Pianciola, otro de los encargados de “Henry”. Bajo estos parámetros, el bar está cerrando entre las 4 y las 4.30 AM. El lugar, además, posee una capacidad límite de personas que deben cumplir junto con otras pautas según su condición de bar. “Lo mismo pasa con la entrada, la puerta hasta las 2 AM está abierta pero si la capacidad se colma temprano, se corta antes (...) La ley no gusta porque nunca agrada ningún cambio. Pero después te terminas acostumbrando”, concluyó Pianciola.

noctu1Los bares destacan, como consecuencia de la normativa, una mejor organización en la permanencia del público./ Foto: Agencia Comunica

La situación de los boliches es distinta a la de los bares. “En líneas generales y comercialmente, para nosotros, el porcentaje de estradas cambió”, enfatizó Tomás Pérez, dueño del boliche “Eeh Changoo”, espacio de eventos múltiples ubicado en San Martín 2659. “Lo que se logra con esto es dejar de lado las previas. Los que sí se benefician con esta ley son los resto y los bares porque también eso te quita tiempo, te quita público en el boliche”, argumentó Pérez. En éste caso, también se destaca la escasa costumbre que poseen los jóvenes para asistir antes de las 2 AM. “Nosotros tenemos el boliche abierto desde las 00 AM y hasta la 1 no viene nadie. Después todo se complica porque entre la 1.40 y 2 AM quieren entrar todos”, expresó. A pesar de las complejidades en su implementación, el boliche continúa con su funcionamiento manteniendo presente la ley y adecuándose a las diversas normas. “El día que fue la inspección, que nos rompieron los esquemas a todos, el único boliche que siguió abierto porque teníamos todo fue éste. A los demás los tuvieron que cerrar”, señaló. Por otra parte, desde el ReBA manifestaron la importancia de las labores emprendidas en el último tiempo. “Se mantienen reuniones permanentemente con representantes de la cámara de boliches. Y si bien no es unánime el compromiso de los propietarios, es muy alto y tiende a mejorar con el tiempo”, concluyeron.

Mientras se busca conciliar el vínculo y compromiso de todas las partes, los lugares nocturnos aparecen en escena nuevamente como un tema de debate y de choque de intereses. El transcurso del tiempo permitirá dar cuenta si la normativa y su aplicabilidad llevaron a una mejor situación./AC-FACSO