"El machismo es una categoría que tenemos que desarticular”

Luciana Pedernera - Agencia Comunica

Las calles sienten el peso de la multitud. Sobre el aire corren las voces que interpretan y aplican a coro letras de una lucha incansable. Las manos tiemblan, mucho bombo y platillo, muchas palmas. El cielo regala a las rebeldes todos sus matices, celeste, grises y por momentos algún arcoíris. El brillo se lo dan las banderas y todo el glitter que rebosa en sus cuerpos. El feminismo avanza.

La Dra. en Filosofía Esther Diaz, sobre la punta de una gran mesa, acompañada por la Vicedecana de la Facultad de Ciencias Sociales Dra. María Gutiérrez y el coordinador del programa Chesida Carlos Rodriguez, habla sobre este feminismo y dice: "con esta visibilidad que se ha obtenido últimamente, creemos que nos hemos empoderado y realmente no nos hemos empoderado. Mientras que sigan matando veinte mujeres por semana no nos empoderamos nada. No solo están matando más mujeres sino que está creciendo el machismo".

Imponente y concisa, pero real, ella no habla del machismo en la persona de un varón y lo dice "el machismo como una categoría social y cultural que atraviesa a toda la sociedad se pudo ver el año pasado en el debate por Aborto Legal. Hay muchas mujeres que parecen ser más machistas que cualquier hombre". Para la Dra. Díaz, “todas estas cosas son tan tremendas que no se pueden cambiar solamente poniendo un lenguaje inclusivo, no estoy en contra del lenguaje inclusivo, pero no es suficiente. El lenguaje macho es una consecuencia del machismo”.

ester

Esther Díaz es Doctora en Filosofía de la Facultad de Filosofía y Letra, tiene una amplia trayectoria en políticas de feminismo, sexualidad, tecnología, subjetividades y corporeidades, entre otras cosas, tiene una vasta producción académica con artículos, ensayos y más de 30 libros publicados. Llegó a Olavarría para brindar una conferencia magistral en el Teatro Municipal, con motivo de inaugurarse la Cátedra Libre “Sexualidades, Género y Derechos Humanos. Promoción de Políticas Institucionales de Cuidado”, propuesta desde la Facultad de Ciencias Sociales, a través del Programa CheSida. La Cátedra Libre es coordinada por Carlos Rodríguez y Claudia Lajud y acompaña la estudiante Carla Di Francesco. Este será un espacio de reflexión e investigación, un lugar para debatir temas vinculados a sexualidades, disidencias, género y derechos humanos desde una perspectiva de promoción de políticas institucionales.


La Dra. en Filosofía habla de las nuevas generaciones, donde el feminismo es casi un tema de moda, está continuamente en debate, sigue rondando sobre la estructura machista y dice “El machismo es una categoría que tenemos que desarticular” y de manera intuitiva, como quien llama a la vocación continuo “Apelo a Nietzsche con la teoría del martillo, necesitamos un martillo para romper esta categoría que han hecho que todos los que somos diferentes respecto de varón, estemos al servicio de ellos”. Para Esther Díaz “Esto no es un triunfo, es una visibilidad y la visibilidad también trae consecuencias, el poder cuando se ve perdiendo se pone más cruel”. En esta ocasión cita a Hegel y dice “cuando una gran máquina, pensando en una máquina histórica, forzosamente mata algunas florecillas inocentes en su camino y es lamentablemente lo que nos está pasando. Esto no nos tiene que amilanar, nos tiene que animar más todavía, porque es un proceso esperable”.


ester1

La Conferencia Magistral titulada “Devenir mujer, subjetivación, sexualidad y poder”, en el Teatro Municipal tuvo dos momentos. En primer lugar fue una conferencia, donde todos pudieron escuchar y tomar nota y luego el intercambio con el público, las preguntas. Esther Díaz se refirió a esta actividad como un evento académico pero también militante desde el punto de vista social. Se interiorizó en el contexto de la Facultad de Ciencias Sociales y la UNICEN y expresó; “No soy pesimista, pero tampoco quiero ser tontamente optimista. Todavía no tenemos espacios de poder y eso se ve en la universidad. Si bien en esta facultad hay gestión femenina en la universidad no es lo que abunda”.


Ante la pregunta sobre cómo ve los medios de comunicación en la actualidad, fue contundente y dijo “todavía es un lugar común, increíble, me da casi vergüenza decirlo, todos los días aparece una chica muerta o violada y los medios hegemónicos te muestran a esa chica como que era de casco fácil, o te ponen una foto donde esta con short, por supuesto tiene derecho a usarlo pero se ha estigmatizado en la mujer”. Calificó a estos medios como espacios que “están al servicio del macho, cuando digo macho no tiene que ver solamente con lo sexual”. Cita y coincide con Rita Segato, “cuando los tipos violan, la mayoría de las veces no es por necesidad sexual, es por mostrar su poder. Ese periodismo aporta a esto, la gente lo consume y repite lo que ve y escucha”.


No responsabilizó a los comunicadores de todos lo que sucede en los medios de comunicación, fue más allá de eso manifestando “cuando me piden dar un seminario sobre ética del periodismo me pregunto si no es, mejor dicho, ética del editor, porque el periodista puede ser el tipo más militante del mundo o el más solidario, pero cuando pasa por el editor ahí tiene el corte. Desde mi punto de vista la ética del periodismo es una farsa, lo que existe es ética de los editores”.


ester2

Hablando de Argentina y los avances en políticas feministas pudo decir que por su experiencia y sus viajes que “Argentina dentro de latinoamérica es uno de los países que más avanzado está legalmente, además en modas y costumbres”. A esto agregó que la llaman desde los países y universidades que visita para felicitarla por cómo aborda el feminismo considerando que es esto lo que queda “hay que luchar desde lo chiquito, la micropolítica impacta sobre la macropolítica”.

Con sus casi 80 años se considera en total libertad al momento de hablar de sexo y deseo porque tuvo que romper con esos mandatos impuestos por la sociedad, mandatos que considera que aún hoy se sostienen “Hoy todavía en el tercer milenio las chicas siguen siendo putas si andan con varios varones, y los varones no”. En esta línea mantiene su discurso esperanzador pero desde la realidad “no nos hagamos ilusiones, que nos estemos visibilizando no significa que hemos ganado poder, hay que militar con realismo”. Comenta que fue jefa de la universidad durante 45 años y jamás un profesor varón le pidió un día para llevar a su hijo al médico, por lo tanto, en conclusión dice; “ahí te das cuenta que los adelantos no son tantos, lo digo justamente para que sigamos luchando”. Agencia Comunica - Facso. Fotos: Dante Lartirigoyen.