Lesa humanidad

Monte Pelloni II: culminó la etapa de testimonios

Durante la última audiencia se presentaron tres testimonios vinculados al caso LOSA, dos por la fiscalía y querellas y uno por la defensa. Fueron los últimos de la etapa testimonial. En lo que falta del año restan las inspecciones oculares y el inicio de las declaraciones indagatorias de los imputados.

 

Por Leandro Lora

La mañana del viernes 2 de noviembre en Mar del Plata comenzó con el día gris y lluvioso, al igual que en Olavarría, que ya arrastraba la lluvia desde la noche anterior. Entre estas dos ciudades se llevó a cabo la última de las audiencias testimoniales del segundo tramo del juicio Monte Pelloni y que tuvo a la causa de Ladrillos Olavarría Sociedad Anónima (LOSA) como el caso de cierre. Allí, a través de video-conferencia desde la Facultad de Ingeniería, se presentaron tres personas: María del Carmen Vandeirinho, Alberto Luis Aizcorbe y Rubén Faure. Las dos primeras como testigos de la fiscalía y las querellas; Faure como testigo de la defensa.

Prevista para las 10 hs la audiencia comenzó alrededor de las 10.40 hs. El Tribunal estuvo presidido por el Dr. Víctor Bianco, y estuvieron presentes la Dra. María Ángeles Ramos, en representación del Ministerio Público Fiscal; el Dr. Manuel Marañón, en representación de la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires. En esta oportunidad se hicieron presentes siete abogados defensores.

Antes de comenzar con el cronograma del día se repasó la situación de aquellos testigos que por distintas razones no pudieron presentarse, como el caso de Gabino Di Iorio y Olga Iturregui. Ambos fueron desistidos, el primero por cuestiones de salud y la segunda porque no se hizo presente en el lugar. En este sentido, la fiscal María Ángeles Ramos solicitó incorporar las declaraciones anteriores de Di Iorio ya que las considera de relevancia para el juicio y dado que son cuestiones de salud las que impidieron su declaración en el juicio. En este punto las defensas manifestaron, de manera unánime, un rechazo a esta posibilidad, ya que consideraron que se viola el derecho a la defensa por no poder confrontar con el testigo sus dichos. Por otra parte, la secretaria del Tribunal dijo que el certificado médico no era del todo legible, lo que provocó que los abogados defensores soliciten un perito oficial para constar el estado de salud de Di Iorio. Sobre este punto el Dr. Castaño, abogado defensor, tuvo un contrapunto con el presidente del Tribunal al expresar que le parecía “poco seria” la presentación de esos certificados y exigía recomendar al Programa “Verdad y Justicia”, dependiente del Ministerio de Justicia, que se ajuste a derecho. El Dr. Bianco no dio lugar a ese pedido porque lo consideró “sobre abundante”. Esto generó una discusión entre las partes una vez concluida la etapa testimonial. En un principio, dado los reclamos de las defensas, el Tribunal aceptó solicitar un perito oficial, a través del cuerpo médico forense, para constatar el estado de salud del testigo Di Iorio. Sin embargo, en este punto, fue la fiscal quien se opuso. Allí expuso que el Programa “Verdad y Justicia” está avalado judicialmente y que los certificados presentados dejan en claro el estado de salud del testigo. La fiscalía consideró que una intervención del cuerpo médico forense implicaría un acto innecesario y que re victimizaría a la persona. Ante este pedido el presidente del Tribunal resolvió, luego de un cuarto intermedio que se produjo al finalizar los testimonios, que no se iba a realizar peritaje alguno y que se solicitaría un nuevo certificado a los médicos correspondientes para que el diagnóstico sea más legible. En el mismo sentido se resolvió que el juez Luis Imas (integrante del Tribunal) visite al testigo en las próximas semanas para interiorizarse del estado de salud de Di Iorio.

Cerca de las 10.50hs comenzaron las declaraciones testimoniales por video-conferencia. En la Facultad de Ingeniería se encontraba la secretaria ad-hoc de la Secretaría de Derechos Humanos del Juzgado Federal de Azul que acompañó a los testigos. La primera en declarar fue María del Carmen Vandeirinho, quien fuera esposa de Juan Carlos Prestipino, trabajador de la empresa LOSA en 1976 y quien fuera detenido en diciembre de ese año. Las preguntas las condujo la fiscal María Ángeles Ramos, quien indagó sobre las condiciones de detención de la víctima. En este sentido, Vandeirinho relató que Prestipino fue detenido cuando fue a cobrar su sueldo a la fábrica y que de allí lo llevaron a la comisaría en Loma Negra. Contó que pudo verlo poco y que luego lo trasladaron a la Comisaría 1ª de Olavarría donde ya no la dejaron verlo. Allí la testigo dijo que Prestipino estuvo detenido junto con Iturregui, Gianuzzi y Zorrilla, que eran compañeros suyos del trabajo y que lo sabía porque ellos tres habían sido detenidos días antes. La fiscal quiso indagar sobre el estado físico y emocional de Prestipino pero dijo desconocer si había sufrido alguna agresión física, sólo sabía que emocionalmente estaba mal. Finalmente contó que fue trasladado a la Unidad Nº 7 de Azul. Según su testimonio, la detención se produjo hasta mayo de 1977 y tanto Prestipino como sus compañeros no volvieron a trabajar en LOSA porque fueron despedidos. Las razones de la detención habían sido por supuestos hostigamientos, sin embargo lo que se denuncia en esta causa, es el trabajo conjunto entre fuerzas de seguridad y empresarios, para evitar la organización gremial de sus trabajadores.

Luego de las preguntas de la Fiscal, nadie más pidió la palabra, salvo el Dr. Bailleau, abogado de la defensa oficial. En este sentido, el letrado preguntó sobre las condiciones en las que se dieron las visitas a la Unidad Penal de Azul; si pudo llevar ropa y alimentos; si le permitían las visitas; o si había podido llevar a su hijo sin inconvenientes. Todas las respuestas fueron afirmativas.

El segundo testimonio fue el de Alberto Luis Aizcorbe, compañero de trabajo de quienes fueron detenidos en el marco del caso LOSA. Aizcorbe contó brevemente que ellos estaban agremiados a SOCMA y que FOCRA les ofreció representatividad. Como este último gremio les brindaba mayores beneficios, la gran mayoría de los trabajadores quería cambiar. “El 80% queríamos estar en FOCRA, los otros ya se estaban por jubilar”, comentó. Durante su testimonio, Aizcorbe contó que antes de que estuvieran las Fuerza Armadas había tenido que ir a declarar a Loma Negra por presuntos paros y sabotajes que se les atribuían. Sin embargo negó que esto fuera verdad. “Nosotros ni sabíamos que había sabotajes. Yo me entero cuando voy declarar ahí”, mencionó. La fiscal quiso corroborar esta postura, preguntando si habían existido esos sabotajes a lo que el testigo se refirió. “No no, para nada. No se había incitado a ningún acto de sabotaje. Nosotros cargábamos las tejas en la calesita y nada más”, afirmó. Aizcorbe contó que se enteró de las detenciones al volver de unas vacaciones que se había tomado producto de su casamiento. “Creo que no volvieron a la fábrica”, respondió ante la pregunta de si sus compañeros pudieron volver al trabajo.

Alrededor de las 11.15 hs se presentó Rubén Faure, el último testigo de la jornada. Fue propuesto por la defensa de Roberto Manuel Fantini, quien fuera Oficial Sub-inspector Principal en la Comisaría 1ª de Olavarría desde enero de 1973 hasta diciembre de 1981. Faure se presentó como testigo de concepto para expresar su opinión respecto del imputado. En este sentido, el testigo contó que conoció a Fantini cuando eran estudiantes de la carrera de Contador Público entre 1972 y 1978. Mencionó que tenía poco tiempo para las relaciones púbicas dado que estudiaba y trabajaba y que al perder algunas correlatividades pudo conocer a Fantini. Dijo que habitualmente lo veía en la facultad; que no recordaba haberlo visto con el uniforme de policía pero sí que sabía cuál era su profesión. Le preguntaron si tenía expresiones contrarias a la militancia política, a lo que el testigo afirmó que jamás escuchó un comentario de ese estilo. Aún así dijo que le llamó la atención que haya incursionado en política años después (fue candidato a intendente y concejal en 25 de Mayo, su ciudad natal). “Con lo acotado que fue el tiempo que lo conocí, me pareció una persona estructurada, apegado a las buenas costumbres y a corregir ciertas actitudes del resto. Muy compenetrado con su función policial”, fue su definición final sobre Fantini. A las 11.30 finalizó este testimonio sin que le realizaran nuevas preguntas.

Desde ese momento se repasaron testimonios a desistir; la fiscalía defendió la incorporación de declaraciones anteriores en aquellos testigos que, por razones de salud, no pudieron concurrir; y se destacó el aval judicial que tiene el Programa "Verdad y Justicia" en materia de certificar las condiciones de salud de los testigos ofrecidos por la fiscalía y las querellas. Esto duró hasta las 12 hs, momento en el que se llamó a un cuarto intermedio. La audiencia retomó a las 12.25hs. Allí se definió la situación de Gabino Di Iorio, dándole la razón a la fiscalía respecto de la intención inicial de enviar al cuerpo médico forense a certificar el estado de salud del testigo. Esto finalmente fue rechazado y se solicitará un nuevo certificado a los médicos a cargo. Finalmente se repasó el cronograma de las inspecciones oculares y las próximas audiencias.

El jueves 15 de noviembre, desde las 12 hs, se realizarán las inspecciones oculares en el ex Centro Clandestino de Detención Monte Pelloni; luego se visitará la Comisaría 1ª de Olavarría, y finalmente el Regimiento. El 16 de noviembre, también desde las 12 hs, se visitará la Unidad Nº 2 de Sierra Chica. Estas dos jornadas contarán con la presencia del juez Luis Imas. El viernes 30 de noviembre a las 10 hs, se visitará el ex Centro Clandestino de Detención “La huerta” de Tandil y luego la Comisaría 1ª de dicha localidad. En esa oportunidad será el Juez Ruiz Paz quien esté al frente de la inspección. Finalmente el 1º de diciembre, desde las 10 hs, se hará la inspección correspondiente, también a cargo del Dr. Ruiz Paz, a la Unidad Nº 7 de Azul y posteriormente a la Brigada de investigaciones de Las Flores. El viernes 7 de diciembre se retomaran las audiencias en el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata donde se dará curso a la etapa de indagatorias. Para este caso se confirmaron las declaraciones solo de tres imputados: Walter Jorge Grosse, Francisco Oscar Sarmiento y Roberto Jorge Casares.

A diferencia de la audiencia del día anterior, en esta oportunidad hubo debate, testigos, contrapuntos jurídicos entre las partes y la clausura de una etapa determinante en el marco de un juicio oral y público. Ha llegado a su fin la etapa testimonial, de ahora en más resta escuchar la palabra de los imputados que han decidido hablar. Luego vendrá la feria judicial de verano para retomar la instancia final de alegatos a comienzos de 2019. Ese año será el cierre definitivo de este juicio que, desde aquel 17 de agosto de 2017, lleva más de un año y medio de desarrollo./ Agencia Comunica y Radio Universidad (FACSO)