Inicio

ÚLTIMAS NOTAS

ÚLTIMAS ENTREVISTAS

ÚLTIMOS FOTORELATOS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS DE CIENCIA

Lesa Humanidad

Monte Pelloni 2: un juicio cerca del final

La feria judicial de invierno posterga el Juicio Monte Pelloni 2 hasta el próximo 8 de agosto. En las últimas tres audiencias, continuaron exponiendo sus alegatos los abogados defensores. Todos, con formatos diferentes, solicitaron la absolución de sus defendidos.

 

Por Leandro Lora

 

En esta crónica, vamos a contar lo que dejaron las últimas tres audiencias del juicio por delitos de lesa humanidad que indaga en los secuestros, torturas, desapariciones, y asesinatos de la última dictadura militar en Olavarría. Llevamos, desde el 17 de agosto del 2017, prácticamente dos años de audiencias que han presentado distintos aspectos jurídicos, técnicos, históricos, teóricos, emocionales y hasta burocráticos. Todos ellos conjugados en un largo camino hacia la búsqueda de justicia, esa que exige el pronunciamiento de un tribunal.

Las razones que han llevado al Juicio Monte Pelloni 2 desde agosto del 2017 hasta hoy, son infinitas. Exponen un complejo diseño jurídico que, con audiencias cada quince días, realizadas en el Tribunal Oral Federal de la ciudad de Mar del Plata, han ralentizado un proceso complejo, que busca juzgar los delitos ocurridos hace más de 40 años. Sin embargo, como todo, concluye al fin. Falta, por supuesto, pero realmente falta poco.

 

La audiencia del 3 de julio

 

Prevista para las 10 hs, comenzó a las 10:45hs; problemas con los aviones. Recordemos que el Tribunal que juzga Monte Pelloni 2 no pertenece a Mar del Plata, y debe trasladarse desde la Capital Federal en cada ocasión. En esta audiencia expusieron los abogados Hernán Vidal, defensor de Edgardo Viviani; y Carlos Meira, defensor de Román Valdecantos.

 

“Una acusación inconsistente”

 

Edgardo Mariano Viviani, está acusado de ser coautor de los delitos de privación ilegal de la libertad, con empleo de violencia y coacción agravada por el empleo de amenazas, contra ex trabajadores de la empresa LOSA (Ladrillos Olavarría Sociedad Anónima). En este sentido su defensor, el Dr. Vidal, consideró que se trata de “una acusación inconsistente que nada ha alterado el estado de inocencia que el señor Viviani tiene”. Para tal declaración, el abogado sostiene dos argumentos que tienen que ver con la definición de autoría mediata y con el hecho de que ningún testimonio haya nombrado a su defendido. Sobre el primer punto, consideró que dicho tipo penal, no existe en nuestro código penal y agregó que “el delito es acción que debe ser probada, y esto no se probó”. Este argumento es uno de los que más utilizaron todas las defensas, ya que cuestionan el uso del Art. 45 del código penal, porque lo consideran equivocado en lo que se pretende describir.

 

Dr Hernan Vidal

 

Art.45 :“Los que tomasen parte en la ejecución del hecho o prestasen al autor o autores un auxilio o cooperación sin los cuales no habría podido cometerse, tendrán la pena establecida para el delito. En la misma pena incurrirán los que hubiesen determinado directamente a otro a cometerlo.”

 

El otro punto grande de su argumento, refirió al hecho de que ningún testigo haya nombrado a Viviani. El hecho, es que el imputado se desempeñaba como Jefe de Logística (S4) de la Plana Mayor del Regimiento de Olavarría, entre octubre de 1975 y diciembre de 1976. Su tarea era organizar el uso de las fuerzas armadas, para la lucha contra la subversión.

Edgardo Mariano Viviani, siguió el alegato de su abogado a través de videoconferencia desde el Tribunal Oral Federal de Paso de los Libres (Corrientes). Estuvo presente durante toda esta instancia, salvo un momento en donde no se lo vio. Pero se quedó hasta el final, cuando el Dr. Vidal cerró su alegato citando un pasaje del antiguo testamento y agradeciendo “a la santísima virgen de las Fuerzas Armadas”.

 

“El Consejo de Guerra no lo inventó Valdecantos”

Cerca de las 13hs. continuó con su alegato el Dr. Carlos Meira, defensor de Román Valdecantos. El imputado está acusado de ser coautor mediato, penalmente responsable, por los delitos de privación ilegal de la libertad contra varias de las personas que estuvieron secuestradas en los Ex Centros Clandestinos de Detención “Monte Pelloni” en Olavarría y “La huerta” en Tandil. El rol de Valdecantos surge a partir de su participación como vocal del Consejo de Guerra, que juzgó militarmente a quienes estaban secuestrados y de allí los destinó a las unidades penitenciarias.

 

Dr Carlos Meira


El Dr. Meira tuvo un breve alegato, que acompañó de algún texto escrito para tal fin. Allí, la defensa pasó por esgrimir que “el Consejo de Guerra no lo inventó Valdecantos. Él, como hombre de las Fuerzas Armadas, respondía a sus jefes y fue como vocal” señaló el abogado. Meira insistió en que su defendido cumplió órdenes y que la orden era legal, dado que así estaba previsto en las leyes de la época. Por otra parte, consideró que la pena solicitada por las partes acusatorias era excesiva, y la comparó con la que recibió Orlando Ramón Agosti en el Juicio a la Juntas. “Se le pide a Valdecantos 22 años de prisión. A Agosti, por lo efectuado por la Fuerza Aérea, fue de ocho años. A un subalterno se le pide mucho más” señaló.

Finalmente, Meira señaló que el Consejo de Guerra puede haber sido una parodia (que es lo que denuncia la fiscalía al entender que dichos juicios militares blanqueaban las detenciones ilegales, ocultando los secuestros y torturas) “pero acá no se lo acusa por la sentencia, sino por las detenciones”. Meira se opone a acusar a Valdecantos de haber avalado los secuestros a partir de avalar el Consejo de Guerra.

 

La audiencia del 4 de julio 

 

Esta audiencia comenzó a las 9:30 hs y contó con el alegato exclusivo del Dr. Pedro Mercado, defensor de Horacio Rubén Leites y Eduardo Héctor Bernadou. Su exposición se estiró hasta cerca de las 14hs y ocupó la primera mitad en realizar un repaso histórico de contexto desde 1945 hasta la actualidad. Allí se detuvo en discusiones jurídicas y hechos que consideró de relevancia. Durante todo su alegato estuvo acompañado de un power point en el que mostró imágenes y textos.
Horacio Ruben Leites, también decidió acompañar a su abogado durante el alegato, con la particularidad de que estuvo presente en la sala de audiencias, sentado detrás de su defensor. Leites está acusado de ser coautor responsable de la desaparición de José Alfredo Pareja, ocurrida en marzo de 1977 y a quien se vió por última vez en el Ex Centro Clandestino “La Cacha” en la ciudad de La Plata.

 

abogado mercado


El relato histórico de contexto que expuso el Dr. Mercado, buscó describir las razones que tuvo el Estado para combatir a los grupos armados. Allí, prácticamente se interpretó una suerte de justificación de la metodología que la dictadura empleó. Para el caso, también se expuso cómo resolvieron jurídicamente otros países, los conflictos armados internos y cuestionó la aplicación de las normas internacionales, entendiendo que actúan por encima de nuestra carta magna. “La Constitución es la ley mayor. Una norma internacional no reglamentada en la Constitución Nacional es anti constitucional” expresó. Finalizó esta primera parte, citando una carta de lectores del diario “La Nación” en la que se expresaba que: “mientras la ideología prevalezca sobre el derecho, tendremos una democracia empobrecida, pero no una república.” La nota estaba firmada por Guillermo A. C. Ledesma, Ex juez de la Cámara Federal de la Capital (1984-1986).

 

“Absoluta orfandad de datos”

 

Luego de un breve cuarto intermedio, alrededor de las 12 hs, comenzó la defensa individual a Horacio Rubén Leites. Esta exposición se extendió por al menos dos horas, en las cuales se consideró que faltan pruebas. Leites está imputado no sólo por su rol como teniente del regimiento de Olavarría sino, y sobre todo, porque la noche del secuestro y desaparición de José Alfredo Pareja, este estuvo junto a él en la casa de María Rosa Pareja, la hna. Allí compartió unos minutos y pidió hablar por teléfono al regimiento, donde se lo acusa de haber llamado para indicar la presencia de José Alfredo. El joven Pareja se retiró de la casa de su hermana con la intención de ir hasta lo de su padre y regresar a los pocos minutos, pero jamás llegó hasta lo de su padre y, lógicamente, tampoco regresó.

Para el defensor de Leites el dato del teléfono es insuficiente, el cargo de teniente también y, por el contrario, su “cercanía” con Pareja (era vecino de su hermana) no habilitaría semejante “traición”. En el mismo sentido, Mercado destacó el buen concepto que se tenía de Leites entre sus subordinados y las pocas menciones que el ex teniente tuvo, cuando comenzó a ser nombrado como sospechoso en la causa de la desaparición. En relación a esto último se refirió a las declaraciones de Rubén Sampini (Ex detenido desaparecido) de quien dijo que “tiene nueve declaraciones antes del juicio y solo tres hacen mención a Leites y luego del 2006”. El abogado considera que en este caso existe una “absoluta orfandad de datos”.

Mercado también señaló como extraño que, dado que Pareja fue visto por Patricia María Pérez Catán (ex detenida desaparecida) cuando ambos se vieron en el Ex Centro Clandestino “La Cacha”, éste no le haya contado quienes lo secuestraron. Vaya a saber si uno puede determinar qué se dice y que no, cuando se está secuestrado y torturado, pero lo cierto es que el Dr. Mercado apeló a su experiencia como ex carapintada detenido, y expuso que “las personas que hemos pasado por el ámbito de la prisión, sabemos que ahí se conocen más las condiciones”.

La detallada defensa de Leites culminó con el pedido de absolución para su defendido, sin antes dejar de cuestionar el Art. 45 del código penal que mencionamos anteriormente y otras normas jurídicas que constituirían la nulidad procesal. A esta altura ya eran casi las dos de la tarde y el Tribunal no podía continuar con el alegato, dado que tenía otro juicio programado. Se continuaba la semana siguiente.

 

La audiencia del 10 de julio

 

Prevista para las 10hs, comenzó a las 10:45hs. Son retrasos habituales, ya explicamos las razones anteriormente. En esta oportunidad quedaba pendiente la continuidad del alegato del Dr. Pedro Mercado que, contando nuevamente con el apoyo de un power point, pero sin el imputado presente, se abocó a la defensa de Eduardo Héctor Bernadou.

 

“El gran ausente”

Bernadou está acusado de ser autor mediato, penalmente responsable del homicidio de Jorge Oscar Fernández y Alfredo Serafín Maccarini; y por la privación ilegítima de la libertad contra varias de las personas que estuvieron secuestradas en el Ex Centro Clandestino “La Huerta” en la ciudad de Tandil. Durante la época de los hechos, Bernadou se desempeñaba como Jefe de Personal, Jefe de Inteligencia y Jefe del Escuadrón Transporte, todos del Batallón Logístico 1 de Tandil. De allí que la fiscalía determina que tuvo un rol de control y ejecución sobre el área 121, que comprendía a la ciudad serrana y, por ende, a “La Huerta”. Para su abogado, el principal argumento de defensa es que no fue mencionado por ningún testigo: “Si en este caso ha habido un ausente, es Bernadou” señaló. También dijo que la tarea realizada por su defendido era “meramente mecánica, administrativa y de control de todo lo que hacía la plana mayor” y que por esta razón no habría tenido tiempo para otras actividades.

Mercado excusó a Bernadou diciendo que “La Huerta” no era manejado por el Batallón de Tandil, sino por la Sub Zona 121, pero también señaló que muchos actuaron de acuerdo a los reglamentos vigentes en defensa de los operativos que llevaban adelante las organizaciones armadas y que esa era la razón por la cual su defendido había declarado en el 2017, que realizaba tareas de contrainteligencia.

Pasadas las 12 hs, Mercado finalizó su alegato con una nueva cita, esta vez de un ex militante Montonero, Héctor Ricardo Leis, quien en su libro “Un testamento de los años 70” escribe que “La guerra civil retorna cíclicamente, porque los militares aún están en las primeras planas”.

 

“Yo soy un hombre de bar, de charla, de lectura”


Luego de un cuarto intermedio, a las 13 hs, llegó uno de los alegatos más sorpresivos de todo el proceso, me atrevo incluso a decir que fue el más simpático y digno de ser escuchado. Claro que para entenderlo en su completa dimensión, es preciso conocer a su autor y este cronista tiene elementos para decir que lo conoce, desde hace casi dos años.

Las formas en un juicio, son una característica determinante. Los gestos, las palabras, el vestir, el lenguaje, el respeto a la autoridad, hacen de los procesos judiciales una escena que parece estancada en otros tiempos. Sugiere por momentos un leve halo de tensión y miedo que se expresa en comportamientos que, a los ojos de un foráneo, resultan tan anticuados como atractivos. “Su señoría” o “Vuestras excelencias” son adjetivos utilizados con reiteración por los abogados cuando se dirigen a los jueces. Esto me resulta fascinante, pero más aún lo es Luis María Giordano, abogado defensor de José Clemente Forastiero. Giordano es el máximum representante de las formas, el más elegante al hablar, el más atento a los gestos, el más cortesano. Siempre fue así, no debiera de extrañar su alegato, y tal vez esa sea la sorpresa, estuvo a la altura de lo que siempre observamos.

 

Dr Luis Maria Giordano


José Clemente Forastiero está acusado de ser partícipe necesario de los delitos de privación ilegítima de la libertad, agravada por el empleo de violencia y tormentos contra Susana Beatriz Benini, Mónica Dora Fernández, Jorge Miguel Toledo y Alcides Félix Díaz. Al momento de los hechos era el Jefe de la Unidad Regional XI de Azul, desde donde controlaban las comisarías, sub comisarías y destacamentos policiales de la zona y estaban involucrados en la “lucha anti-subversiva”. Su defensor, el Dr. Giordano, se tomó apenas unos 25 minutos para esbozar prolija y cuidadosamente, cada una de las palabras que pareció improvisar con estricta delicadeza. Y es que fue así, ya había comenzado la jornada pidiendo permiso para mostrarse en camisa, dado que no tenía un saco adecuado a la circunstancia, y su campera no era acorde a la escena judicial.

“La complejidad que me abarca, es la simpleza que debiera establecer, para el mejor cumplimiento de la ética profesional que aquí me trae” dijo Giordano inmediatamente al comenzar su alegato. A partir de allí, se propuso con artesanía lingüística, defender a Forastiero sin descalificar a la parte acusatoria (o que al menos no se lo logre advertir). Dijo que Forastiero se dedicó a tareas administrativas, que tenía la “íntima convicción” de que su defendido “ya era inocente” desde antes y que “el razonamiento de la Dra. Ramos (Fiscal) es producto de la intelectualidad”. También se describió de una forma muy particular, para intentar desde allí, rebatir los argumentos de la parte acusatoria: “Yo soy un hombre de bar, de charla, de lectura” mencionó.

Giordano dijo que Forastiero se invisibilizó, retomando esa característica que la fiscalía expuso justamente para acusarlo. Se entiende que Giordano considera esa invisibilidad a que no haya sido nombrado por testigos o algo similar… Este cronista pide disculpas, porque así como cortesano fue el alegato, fue también confuso.

Finalmente, Giordano pidió la absolución de Forastiero, dejando en la sala de audiencias un confuso sabor entre el agrado de las palabras, y el saber que es la defensa de un acusado por delitos de lesa humanidad. Cercano quedó resonando el gesto que tuvo con la Fiscal María Ángeles Ramos al destacar la intelectualidad de la Dra. En oposición al Presidente Mauricio Macri, por sus dichos de la angustia ante el bicentenario de la independencia. Hubo alguna leve sonrisa.

 

Un juicio en feria judicial

 

Así transcurrieron las últimas audiencias antes de las vacaciones de invierno. Lo que resta son mas alegatos de defensa, pero ya en su tramo final. Incluso ya se está acordando una posible fecha de sentencia, que se prevé para septiembre. Será palabra de Juez que determine qué caminos seguir, en una lucha jurídica atravesada por la historia y los contratiempos. La audiencia continúa el próximo 8 de agosto, a las 10 de la mañana en el Tribunal Oral Federal de la ciudad de Mar del Plata. Pronto no habrá más lugar para power point, textos, citas textuales, ni deferencias.