Educación y gestión económica

IDEO resiste ante las dificultades económicas

El Instituto de Enseñanza Oral de Olavarría (IDEO) lleva más de 30 años en funcionamiento. Su preocupante situación económica provocó que el equipo docente destine tiempo y dedicación a distintas actividades para recaudar fondos y evitar el cierre de la escuela.

 

Por Lisi Batres

El Instituto de Enseñanza Oral de Olavarría (IDEO) surgió en 1985 con el objetivo de brindar atención desde bebés hasta jóvenes de 21 años sordos e hipoacúsicos. Actualmente, además, trabaja con casos de trastornos en el desarrollo del lenguaje y la comunicación. La mayoría de los estudiantes forman parte de un proyecto de inclusión que consta en el acompañamiento, desde el instituto, de cada alumno o alumna en su transición por los distintos niveles educativos. El trabajo que realizan los docentes con cada estudiante es personalizado.

El instituto brinda atención de manera gratuita pero, en términos de personería jurídica, la entidad es privada y se creó bajo la figura de una empresa; lo que significa que deben pagar cargas sociales y aportes a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), además de impuestos y servicios. Dado que sus fondos no son suficientes, desde hace años, el equipo docente realiza actividades para recaudar el dinero necesario cada mes. Para ello destinan parte de su tiempo no laboral ya que los eventos se realizan, en su mayoría, durante los fines de semana. Asimismo, algunas familias y estudiantes ayudan de distintas maneras: consiguen salones para realizar eventos, ofrecen vehículos para traslados o colaboran en las ventas. “Elegimos actividades bien variadas: ferias de ropa, venta de pizzas, bingos, venta de papel, cartón y plásticos para reciclar. En el caso de los eventos, se realizan en la misma escuela o en algún salón que consigamos prestado. Algunas actividades generan ingresos chicos pero lo importante es organizar al menos un evento por mes porque vivimos el día a día”, explicó Maitén Arrondo, quien trabaja en IDEO desde hace más de diez años y es la directora desde 2015.

fotoideo3Las niñas, niños y jóvenes concurren a la sede de IDEO a contraturno de su horario escolar./ Foto: Agencia Comunica

El Estado provincial subvenciona los sueldos del equipo docente y el Consejo Escolar brinda los alimentos para el servicio de comedor (desayuno, almuerzo y merienda). Pero, en relación a los ingresos, el instituto sólo cuenta con una cuota voluntaria que pueden abonar los estudiantes y con el pago de las obras sociales, en el caso de quienes cuentan con ella. “Las mutuales están atrasadas, algunas no han pagado durante todo este año” especificó Karina Peregrina, quien trabaja como fonoaudióloga en la escuela. A todo ello se suma, además, la matrícula con la que cuentan. “Sólo tenemos 44 estudiantes y eso limita también los posibles ingresos”, detalló Arrondo.

La mayor preocupación se vincula con el pago a la AFIP. “Estamos siempre colaborando con la escuela para poder salir adelante. Pero lo que recaudamos nunca nos alcanza para toda la deuda que tenemos. Vamos saldando una parte pero siempre se sigue acumulando” afirmó Peregrina. “Ahora tenemos una moratoria que nos permite pagar la deuda en ítems. Esto nos permite flexibilidad en tiempo pero no podemos dejar de pagar un mes porque nos dan de baja la prórroga”, explicó la directora. La cuestión económica atraviesa diariamente la función pedagógica de IDEO. “Es una problemática que está presente todo el tiempo y no debe afectar el funcionamiento de la escuela, por eso es importante no perder de vista nuestra función más allá de dedicar tiempo y trabajo a las actividades”, reflexionó Arrondo.

La búsqueda de alternativas

Una de las posibilidades para que el instituto no pague servicios, cargas sociales o aportes sería disolver la personería jurídica que lo define como empresa. Para ello, es necesario estatizar la institución. Pero esa decisión no depende de los docentes ni de los representantes legales sino del Estado Provincial. “Para pedir la estatización es necesario elevar un expediente a DIPREGEP en el que se expliquen las características y la situación de la escuela. Una vez que allí se apruebe, el documento pasa a otra instancia y luego deben darnos una respuesta”, explicó Arrondo. “Si se aprobara esa modificación, nos liberaría de todos los gastos. Pero no es fácil que el Estado incorpore una nueva institución en su estructura”, agregó Peregrina.

fotoideo2Los docentes brindan acompañamiento a los estudiantes en su paso por los distintos niveles educativos./ Foto: Agencia Comunica

A pesar de las adversidades, las docentes de IDEO destacan el acompañamiento y la solidaridad de la comunidad olavarriense. “Hay personas que no tienen vínculo con nosotros y aún así se acercan a ofrecernos un stand o un espacio en algún evento para recaudar dinero. La comunidad siempre nos da una mano”, manifestaron desde el equipo docente. Cuentan, también, con el acompañamiento de otras personas que han trabajado en la institución. “Hay compañeras que se van jubilando y se encargan de la organización de las actividades, colaboran muchísimo. Incluso hay escuelas, con las que compartimos personal, que hacen otras ferias o actividades y también nos ceden un espacio. Creo que la escuela sigue funcionando porque todos trabajamos por la institución y no queremos que se cierre”, concluyó Peregrina. Con 30 años de funcionamiento, IDEO está ante uno de sus mayores desafíos: resistir las vicisitudes del contexto y seguir brindando atención a los niños, niñas y jóvenes de Olavarría./ AC-FACSO