Legislación provincial

titnoctur

A partir de las problemáticas planteadas por la comunidad sobre la ley provincial Nº 14.050, el Honorable Concejo Deliberante busca una reorganización de la misma donde se contemplen todos los derechos de las y los adolescentes.

 

Por Milagros Pianciola

En Olavarría las fiestas privadas en quintas, casas y salones crecieron sostenidamente durante los últimos años. Una causa de estos sucesos es la implementación de la ley provincial Nº 14.050 de 2017. Esta normativa prohíbe el ingreso a los boliches y/o bares a personas menores de 18 años, regulando lo vinculado a la nocturnidad. Se toman en consideración a locales bailables, discotecas, salones de baile como así también lugares cerrados y al aire libre. Otra marcación está vinculada con los horarios de funcionamiento de los espacios: para la apertura hasta las 2 AM; para vender bebidas alcohólicas el límite horario está fijado hasta las 4.30 AM; y para el cierre hasta las 5.30 AM. Otro punto importante es que prohíbe la permanencia simultánea de adolescentes de 14 a 17 años con mayores de 18 años.

El tema permanece actualmente en debate en el Honorable Concejo Deliberante (HCD) en vinculación con las y los adolescentes y otras instituciones. “Desde que se creó la comisión especial de juventud y nocturnidad estamos trabajando periódicamente. Todos los jueves nos reunimos y tenemos siempre a un invitado de distintos sectores escuchando diferentes opiniones, principalmente de los chicos”, expresó Gabriela Delia concejal de Radicales Convergentes del HCD. Un objetivo, desde el Concejo, es trabajar junto con jóvenes que han manifestado los problemas que se presentan a partir de la implementación de la ley.

Con la promulgación de la normativa surgieron diversas problemáticas que se incrementaron durante todo el año. El Observatorio de Niñez y Adolescencia de la Facultad de Ciencias Sociales (UNICEN) participa en algunas actividades vinculadas a trabajar con esta temática. “El Observatorio acompaña al Concejo para que incluya todas las voces. La Ley es prohibitiva y problematizadora de lo que son las juventudes”, comentó la profesora Laura Hoffmann, coordinadora del Observatorio de Niñez y Adolescencia. Las y los adolescentes no tienen un lugar seguro donde puedan ir, por lo tanto recurren a fiestas privadas que en muchas ocasiones terminan en disturbios o con la intervención de la policía. “Una mirada desde el sistema de protección implica pensar que si bien debe haber protección hacia los niños, niñas o adolescentes, esa protección no puede ir en desmedro de sus derechos”, agregó Hoffmann.

subnoctur

Muchos adolescentes de Olavarría se encuentran frente a esta situación: no pueden ingresar a ningún boliche o bar siendo menores de 18 años. “Salgo con un documento que no es mío… Me aprendo los datos para poder pasar o falsifico el documento”, expresó Martin de 17 años, un adolescente que, como cualquier otro, pretende salir con sus compañeros de la escuela ya que está terminando su último año. “A veces hay inconvenientes en esas fiestas, como peleas por causa del alcohol, quejas de vecinos por los ruidos, que llegue la policía a cortar la fiesta y esas cosas”, agregó. Ante eso, muchos adolescentes asisten a fiestas privadas en quintas, salones o casas. “La ley que prohíbe esto es una ley provincial que supuestamente era para cuidar y contener a los menores… Pero no cumple esa función”, manifestó Delia.

En el Parlamento Juvenil del Mercosur realizado el 10 de agosto en las instalaciones de la Escuela de Educación Secundaria Nº 6 (ex Nacional), se pusieron en común y debate aquellas problemáticas que viven los y las adolescentes mediante sus diferentes experiencias. “Surgieron un montón de problemáticas que realmente son mucho más graves que legalizar una fiesta... como por ejemplo violencia de género o abusos hacia las mujeres principalmente”, expresó Nubi Fernández, becaria del Observatorio, quien asistió al encuentro. La Ley ampara un derecho dejando otros a los cuales las y los adolescentes actualmente no tienen acceso. “La ley es solo un aspecto del problema… Los chicos en nombre de esta protección no pueden entrar a los lugares nocturnos donde están los mayores, por lo tanto tenemos chicos en la calle deambulando a expensas de tal vez la persecución policial. De que no haya ninguna persona que los cuide, han surgido también problemáticas de género”, comentó Hoffmann.

Desde el Concejo Deliberante pretenden encontrar una solución factible para que todos puedan gozar de sus derechos de manera segura. “Nos han manifestado que quieren ir al boliche y no estar en fiestas clandestinas. Y como no pueden entrar, lo terminan haciendo con documentos falsos”, manifestó la concejal Delia. Lo que se pretende desde el Concejo Deliberante es que los menores de 18 años tengan una alternativa segura como el boliche para evitar así las fiestas privadas la propia falsificación de documentos.

Actualmente Olavarría no está preparada para que las y los adolescentes disfruten del derecho a la recreación en lugares seguros. La ley provincial Nº 14.050 prohíbe y elimina el derecho a divertirse que tienen tanto adolescentes como jóvenes de Olavarría. Por otra parte, pone de manifiesto otras problemáticas que resultan más importantes y no se tuvieron en cuenta a la hora de implementar la ley. El último conversatorio fue realizado el 17 de septiembre y se prevén próximos encuentros con la idea de encontrar una solución. Los mismos se llevan adelante junto al Honorable Concejo Deliberante, el Observatorio de Niñez y Adolescencia, adolescentes y personas de la comunidad que quieran participar./ AC-FACSO