Educación

“Medio vaso de leche y dos galletitas no es un desayuno para un chico en edad escolar”

María Elisa Risé, Secretaria General de Suteba Olavarría, expresó su preocupación en torno a la situación de ajuste que enfrenta el sistema educativo local y subrayó que el Estado debe garantizar el derecho a la alimentación y a la educación de los niños y niñas.

 

En un contexto económico desfavorable para los trabajadores, pérdida del poder adquisitivo y altos niveles de inflación, el sistema educativo no está ajeno a estas problemáticas. El 2 de octubre el Frente de Unidad Docente Bonaerense convocó a los referentes gremiales de cada sindicato docente de la ciudad para brindar una conferencia de prensa. La misma se realizó en la sede de Suteba y tuvo como objetivo dar a conocer, en diálogo con los medios de comunicación, los conflictos que enfrentan. Algunos docentes, además, relataron en primera persona las problemáticas con las que luchan diariamente.

No sólo se reclamó por la falta de paritarias salariales sino también por la escasez de recursos con que cuentan para cubrir el Servicio Alimentario Escolar (SAE). “Muchas familias tienen dificultades para garantizar la alimentación y la escolarización de sus hijos. Por lo tanto, es un momento en que cobran mayor relevancia los recursos que el Estado debe poner a disposición para garantizar estos derechos”, remarcó María Elisa Risé, Secretaria General de Suteba Olavarría, en entrevista con Radio Universidad. Risé además hizo hincapié en que el Estado provincial está delegando progresivamente sus responsabilidades en el municipio. “Tememos que en el actual contexto la provincia libere a su suerte a cada uno de los distritos”, describió.

¿Cómo terminó la conferencia?

La iniciativa tenía que ver con poner en voz de los trabajadores las dificultades que enfrentan de manera diaria en las escuelas y su mirada acerca del conflicto educativo, que excede el conflicto salarial. Con algunos compañeros de cada sindicato organizamos esa conferencia de prensa para dar cuenta de la diversidad de situaciones por las que atraviesan diariamente los trabajadores.

Sabemos que hay muchas presiones y condicionamientos pero es muy importante decir que medio vaso de leche y dos galletitas no es un desayuno para un chico en edad escolar. En un contexto de profundización de la escasez, muchas familias tienen dificultades para garantizar la alimentación y la escolarización de sus hijos. Por lo tanto, es un momento en que cobran mayor relevancia los recursos que el Estado debe poner a disposición para garantizar el derecho a la educación y a la alimentación de las familias que tienen esta problemática. Los docentes en las escuelas ven a diario que las familias pierden el trabajo, que todos tienen menos porque todo el mundo está ajustado. La idea era poner en palabras de ellos la problemática salarial del sector y también otras deficiencias y condicionamientos que existen... las condiciones con las que se trabaja en las escuelas.

¿Cuáles son los pasos a seguir?

Esperamos una respuesta. Rechazamos la municipalización tanto del servicio alimentario escolar como del transporte. En otros distritos se ha municipalizado el transporte, es decir que la provincia ha delegado en los municipios la responsabilidad de garantizar esos derechos. Es un Estado provincial que progresivamente va corriéndose de la responsabilidad directa, siendo que el sistema educativo es provincial. Tememos que en el actual contexto la provincia libere a su suerte a cada uno de los distritos, puntualmente con estos temas. Ahora el gobierno provincial girará los fondos y probablemente los congele. Si esto sucede se va a ver reflejado en el presupuesto y el año que viene el medio vaso de leche se va a convertir en un cuarto de vaso de leche para un chico que probablemente sale de su casa sin desayunar. Es muy preocupante... A esto se suma un almuerzo insuficiente en cantidad y calidad y que no prevé merienda. En esa situación están nuestros chicos.

¿Cómo se paran frente a esta situación donde es el propio Estado quien deja a un lado la ley?

Es difícil. El gobierno no sólo tiene desapego con la ley sino que transgrede permanentemente el marco legal y regulatorio. O incluso instrumenta marcos regulatorios violatorios de leyes anteriores. De hecho lo hace con las normativas en el sistema educativo de la provincia de Buenos Aires. Antes la totalidad de las resoluciones se discutían en un marco de co-gestión con la representación de los trabajadores. Hoy son absolutamente unilaterales, modifican las condiciones de trabajo permanentemente y todas tienen un sesgo en común: están inspiradas en un criterio absolutamente economicista, respondiendo a un contexto general y a una decisión política de ajustar todo lo que sea posible.

Son muchas las situaciones a las que venimos haciéndole frente. Cuando hablo del poco apego del gobierno a la ley también me refiero a la no convocatoria a la paritaria nacional. Cuando el gobierno vacía una paritaria de contenido por ley, no convoca o convoca y ofrece siempre lo mismo, es muy escasa la voluntad de diálogo... De hecho en estos últimos días desde el Frente de Unidad Docente Bonaerense se está pensando en convocar a otros actores sociales o a otras instituciones como la Defensoría del Pueblo y la propia legislatura para generar la posibilidad de construir un puente que nos permita discutir y destrabar el conflicto.

Los trabajadores de educación hemos sido sometidos a un maltrato permanente durante todos estos meses. Es un común denominador para todos los trabajadores: la pérdida permanente del poder adquisitivo con una inflación que el gobierno anuncia como manejable y esto sucede diariamente. Hemos estado cobrando sumas decididas arbitrariamente que tampoco se cobran todos los meses. Llevamos en el año una inflación acumulada que ronda el 35% y no hay posibilidades de sentarse a dialogar cómo se recompone este salario. El gobierno da por sentado que el conjunto de los trabajadores vamos a tener que naturalizar que no hay ninguna propuesta para recuperar esa pérdida.

En relación a estas instituciones a las que van a contactar para intentar destrabar el conflicto, ¿se incluye el Concejo Deliberante local?

La semana pasada estudiamos en el Concejo Deliberante, cuando se presentó el proyecto para declarar a la educación como servicio esencial, que aún no está firme. En esa ocasión, el oficialismo negó la posibilidad de declarar la emergencia alimentaria y creo que debe estar muy lejos de pensar en declarar la emergencia educativa.

Por otro lado, no puedo dejar de mencionar lo que sucede con los paros, donde a modo de sanción disciplinadora se abren sumarios a trabajadores que parece que no podrían estar ejerciendo el derecho constitucional a adherir a una medida de fuerza./ AC-FACSO

 

Entrevista realizada en el programa "No todo está perdido" de Radio Universidad FM 90.1